EL TIEMPO DE GUERRA (85 D. BLONEAD - HOY)

La reina Blid Blonead y Arian Horus seguían desaparecidos, era como si los hubiese tragado la tierra. Dado que no había ningún heredero al trono, el poder se repartió entre los cuatro confidentes más íntimos de la reina: Ruard Lopesa, Neban Maha, Edgar Seher y Uma Plutak.

Los hombres no tardaron en enzarzarse en nuevas disputas por el poder y pronto comenzaron a urdir intrigas los unos contra los otros. La población sufría con dureza los eternos conflictos y la creciente tiranía. Edgar Seher no fue capaz de seguir soportando estos enfrentamientos y partió hacia el sur de Iberian. Allí fundó junto con sus hombres más leales una ciudad sagrada.

El ambiente en el que se vivía también cambió bruscamente y a raíz del descontento general estalló una verdadera rebelión. Bajo el reinado de Armin de Remperd los rebeldes se organizaron y ocuparon la ciudad de Lezina. Sin embargo, el ejército del rey consiguió cercarlos en el centro de la ciudad.

Los rebeldes resistieron durante un largo tiempo, a pesar, incluso, de un corte de suministros. El asedio tuvo un final sangriento: protegidos por el manto de la oscuridad, el ejército del rey llegó al centro de la ciudad y arremetió contra los sublevados. Asesinaron a 20.000 rebeldes. La masacre pasó a la historia con el nombre de "Noche de la luna negra". Se cuenta que el desaparecido héroe de guerra Arian Horus también tomó parte en el baño de sangre. Armin de Remperd pudo huir.

Unos años más tarde, Ruard Lopesa logró dividir Iberian haciendo uso de hábiles artimañas. Reivindicó para sí Derion, en el oeste. Valorian, al este, fue asignado a Neban Maha. De la ciudad sagrada del sur surgió el reino de Gor, que sería gobernado por Tristan.

Ruard Lopesa se convirtió en un soberano poderoso. Significaba más para él su poder que el bienestar del pueblo. Neban Maha, por el contrario, se preocupaba por las necesidades sus súbditos, valoraba al mismo tiempo la disciplina y formó un ejército rigurosamente organizado.

Sin embargo, el reparto de Iberian no acabó con la lucha por el poder de los hombres. Ambos gobernantes se proclamaban emperadores y siempre acababa estallando el conflicto armado entre Derion y Valorian. Gor, por su parte, siempre se mantenía neutral. El rey Tristan estaba especialmente interesado en el comercio y aprovisionaba a los reinos enemigos de la misma cantidad de alimentos y armas.

Un día, Ruard envió a algunos de sus hombres a Valorian con el fin de recaudar los impuestos a la población. La tensión se agravó cuando Neban Maha apresó a toda la delegación y dejó que los decapitasen. Este suceso condujo a la guerra a ambos reinos. Para financiar su ejército, Neban Maha subió los impuestos en Valorian.

Las tropas de Ruard emprendieron el ataque contra la capital del reino enemigo. Al principio, la acometida parecía tener éxito, pero los atacantes no estaban en condiciones de tomar el castillo tras el que se atrincheraban los soldados de Valorian. Suspenden entonces el asedio y ambos gobernantes firman un armisticio.

Convencido de que Gor había apoyado a Derion en secreto, Neban Maha atacó el reino del sur. Muchos campesinos pudieron escapar a tiempo y buscaron refugio en las ciudades.

El rey Tristan confirmó una vez más su neutralidad, por lo que las tropas valorianas volvieron a retirarse de Gor. Escandalizado por el ataque que había sufrido su tierra, Tristan también comenzó a formar su propio y combativo ejército.

Entre Derion y Valorian todavía reinaba el armisticio, pero la enemistad entre ambos reinos perduraba. Por este motivo, los gobernantes decidieron separar sus territorios por medio de una frontera fortificada y poner fin al comercio entre ambos. Gor sería el único reino con el que negociarían.

No habían pasado dos años cuando unas disputas fronterizas derivaron en la segunda gran guerra entre Derion y Valorian. De nuevo, ninguno de los dos reinos se podía proclamar vencedor.

No fue sino hasta después de numerosas batallas que llegaron ambos gobernantes a una tregua y el comercio floreció otra vez: Valorian se especializaba en alimentos, materias primas naturales y herramientas; mientras que en Derion se producían, sobre todo, armas reforzadas mediante la magia y pociones mágicas.

La paz se mantiene desde hace algunos años, pero es frágil. Ambos gobernantes aprovechan el tiempo para reclutar nuevas tropas y todo indica que la próxima guerra es inminente...

Acceder ¿Ya estás registrado?
Registrarse ¿Todavía no tienes cuenta?

Con el registro acepto los T&Cs

Regístrate de forma sencilla y gratuita.

¡Para empezar, sólo tienes que introducir tu dirección de correo electrónico!

Te enviaremos tu contraseña temporal a la dirección que indicaste.


En el juego se aplican nuestras Condiciones generales de uso y nuestra Política de privacidad.